ABOGADOS EXPERTOS EN NEGLIGENCIAS MÉDICAS

Casos ganados y noticias de Castillo-Calvín Abogados

  • ¿Considera que ha sido víctima de una negligencia médica

  • ¿Busca un abogado especialista para interponer una demanda?

  • ¿Cómo reclamar una indemnización? 

​Con más de 25 años de experiencia como expertos en Derecho Sanitario le ofrecemos soluciones con un servicio integral en materia de reclamaciones por errores médicos y hospitalariosContacte con nuestros abogados especialistas y consúltenos sin compromiso.

Se queda inválida tras vivir dos años con un tumor maligno que el SAS ignoró

Fue operada dos veces en el Hospital de Traumatología sin mejorar su estado Su calvario terminó en Navarra, donde le emitieron el diagnóstico acertado.

 

Una joven de 31 años le ha ganado un pleito al Servicio Andaluz de Salud -SAS- tras pasar un auténtico calvario que empezó en junio de 1993 cuando pasó por primera vez por la mesa de quirófanos del Hospital de Traumatología. La paciente tan sólo tenía 19 años cuando el doctor J. L. M. G. la sometió a una intervención para extirpar un tumor de la cadera. El diagnóstico establecido por el facultativo fue de «tumor de células gigantes sin signos de malignidad».


Las molestias no remitían. Necesitó ser ingresada en distintas ocasiones en el sanatorio de la Salud y en Traumatología para recibir atención médica para paliar la hinchazón de la pierna y los dolores asociados. El uso de pantalones o pantis por parte de la paciente era un sueño: «la inflamación me impedía ponerme esta ropa», asegura.

La joven pasa por el quirófano del Hospital de Traumatología por segunda vez el 6 de mayo de 1994 -un año después de su primera intervención- con un diagnóstico de «tumor de células gigantes». La situación de la joven no mejora tras la operación. Empeora sensiblemente y la inflamación no deja de crecer, alcanzando un diámetro de 8,5 centímetros. «El médico nos explicó que esta evolución era normal».


La incertidumbre «me ahogaba», porque «veía día tras día que mi problema no dejaba de crecer», señala esta joven. En el mes de enero de 1995 cuando estaba en quirófano y anestesiada para someterse a la tercera intervención, sin la presencia del doctor J. L. M. G. que excusó su ausencia, el doctor Ruiz del Portal del hospital Virgen del Rocío de Sevilla decide anular la cirugía en el último momento y solicita una nueva biopsia «ante la posibilidad de otro diagnóstico».


Lo peor de esta angustiosa situación es que un informe del director del servicio de Anatomía patológica del Hospital Virgen de las Nieves con fecha 8-8-95, señala que «está claro que los informes que emitieron los patólogos de este servicio en fechas 16-05-94 y 7-02-95 son netamente de un tumor maligno que precisa tratamiento agresivo».


Traslado a Navarra


La situación alarmó a la familia que decidió trasladar a la joven hasta la Clínica Universitaria de Navarra donde le diagnostican, sobre las mismas muestras remitidas desde Granada, un tumor maligno: «Histiocitoma fibroso maligno, variedad de células gigantes».


Al contrario de todo lo comunicado por el doctor J. L. M. G. que atendió a la paciente en el Hospital de Traumatología, el jefe del departamento de Cirugía Ortopédica de la Clínica Universitaria de Navarra asegura que «en la situación actual, se decide comenzar tratamiento a la mayor brevedad posible, con quimioterapia intravenosa preoperatoria, quimioterapia intra arterial prequirúrgica, cirugía de salvamento de la extremidad, radioterapia externa y quimioterapia posoperatoria».


«Tuve suerte»


R. T. fue operada por última vez en abril de 1995 en Navarra. En febrero del año 1996 acabó su terapia oncológica. «Tuve mucha suerte al poder marcharme a esta clínica y ponerme en manos de auténticos especialistas. Lo que viví en Granada fue un horror y no sé si a estas alturas podría seguir viva, si no hubiera decidido cambiar de médico», denuncia la joven que ha quedado con una invalidez reconocida por la Junta del 45% en su pierna.


El SAS ha sido condenado a pagar 24.000 euros por este error médico, aunque el abogado granadino José Miguel Castillo Calvín, representante legal de la joven, ha decidido recurrir la sentencia porque la «indemnización no cubre la totalidad de los perjuicios físicos ocasionados por el error en el diagnóstico y sólo valora parte del daño moral».

 

R. T. necesita muletas para moverse. «Al menos sigo viva. Pero reconozco que soy incapaz de ir a una playa por no mostrar el estado en que ha quedado mi pierna». Sólo pide «que esta condena sirva de ejemplo y no se cometan más estas barbaridades».

 

(VER MÁS EN NOTICIA)

 

 

 

 



 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Posts Destacados

Condena por pérdida de oportunidad: negligencia medica por error diagnóstico y falta de consentimiento informado

24/11/2019

1/10
Please reload

Posts Recientes