Segundo granadino indemnizado por perder un ojo al estallarle una botella de refresco


La compañía acepta su responsabilidad y resarce al herido con 58.000 euros. Hace varios años un niño también se quedó tuerto por un caso muy similar.

Se sentó en la barra de un bar para aliviar la sed. Y tan común gesto le convirtió en víctima de un accidente tan inesperado como grave: la botella del refresco que le puso el camarero en frente estalló y perdió el ojo izquierdo tras clavársele en él los cristales.

Tras dos años de negociaciones, el granadino que se quedó ciego de un ojo ha recibido una indemnización millonaria por parte de la marca del refresco, la compañía Pepsi. Y no es el primer caso que ocurre en Granada. Hace varios años, un niño también recibió una indemnización millonaria de la misma multinacional tras perder, de igual modo, la visión de un ojo al reventar una de estas botellas.

Los hechos tuvieron lugar en el año 2001. Tal y como recoge la demanda presentada ante la compañía responsable por el abogado granadino José Miguel Castillo-Calvín, la botella estalló unos minutos después de que el camarero pusiese sobre la barra la botella, sin que aún la hubiese abierto, algo que corroboraron varios testigos que se encontraban en ese momento en el bar.

(VER MÁS EN NOTICIA)