top of page

Un juez obliga a un pub ruidoso a indemnizar por cuatro años de insomnio


La sentencia, que es pionera en esta materia, reconoce la cantidad íntegra que solicitó por daño moral: 21.456 euros

José Miguel Castillo-Calvín, abogado del caso, indicó que la sentencia abre la puerta a muchas personas que sufren el ruido en sus casas. Aunque critica, de cualquier modo, que la Justicia en este caso ha vuelto a «mostrarse muy lenta» para dar respuesta al ciudadano.

J.I.A vio hace tres años cómo la Audiencia Provincial de Granada echaba por tierra su empeño en que el dueño de un pub de Granada fuese condenado por los insoportables cuatro años de insomnio que le hizo pasar a causa del ruido que generaba su local. El citado tribunal, cuando aún no existían muchos precedentes penales en estos casos, consideró que no había delito por el siguiente motivo: «no afectaba a una colectividad». Pero este granadino no cejó en su empeño y continuó pleiteando. Ahora, la titular del juzgado de Primera Instancia número 6 de Granada le ha dado la razón en una sentencia, pionera, en la que obliga al dueño del establecimiento a indemnizarle con algo más de 21.400 euros por los perjuicios sufridos. Ha costado diez años de lucha en los tribunales. Pero ayer, al conocer el fallo, reconoció que «merece la pena la constancia». Y no por la cantidad, que es exactamente lo que solicitó, sino «el reconocimiento moral». La sentencia no deja lugar a dudas en su fallo sobre la responsabilidad que el propietario del bar, el ya conocido 'pub Salsa', tuvo en la nula calidad de vida y problemas de salud que sufrió el demandante por el ruido del bar ubicado justo debajo de su casa.

Multas municipales Apela así la sentencia a los expedientes y posteriores multas a instancia del Ayuntamiento de Granada contra el dueño del pub, que acreditan «el incumplimiento de las obligaciones del dueño, por no respetar las horas cierre, tener más aforo del permitido legalmente y tener un volumen de la música a unos decibelios que necesariamente provocaba niveles de ruido en la vivienda del demandante que hacía imposible a sus moradores vivir con normalidad». Con esto, añadido a los «cuatro años de constantes denuncias al Ayuntamiento, llamadas a la Policía Local, a la Policía Nacional, escritos ante la Fiscalía, la delegación del Gobierno, reuniones en la comunidad de vecinos, etc.», la jueza considera «evidente» la actuación «antijurídica» del demandado. Sobre la cantidad económica solicitada, estima que es perfectamente indemnizable, ya que no «parece excesiva». La sentencia incluye, además, otro aspecto tan novedoso como relevante. Y es que, parte de la indemnización se debe a que el demandante tuvo que «malvender» su piso por los problemas que generaba el pub. «Ahora vivo de alquiler en San Antón y me he cuidado mucho de que en los bajos haya de todo, menos bares», apuntaba ayer con cierta ironía el afectado. Una puerta abierta La sentencia de Primera Instancia puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial aún. Por el momento, el demandante se considera «satisfecho» y no interpondrá recurso. Aunque los letrados de este granadino sostienen que, con toda probabilidad, el dueño del pub sí lo hará.

Castillo Calvin Abogados negligencias medicas y errores medicos Madrid Granada

#daño

8.png

Expertos en Derecho Sanitario

Dedicación, compromiso e implicación con nuestros clientes durante más de 30 años

11.png
bottom of page