EL SAS indemniza a una niña con 95 millones por causarle parálisis cerebral


95 millones de pesetas para compensar una vida destrozada. La de una pequeña que estaba completamente sano antes de nacer, pero que tuvo que resignarse a quedar postrada para siempre por un cúmulo de negligencias médicas.

Los hechos se remontan al 30 de diciembre de 1997, cuando la madre ingresó en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla para dar a luz a su primera hija. Tras diferentes controles, en la madrugada del 31 de diciembre, entró en paritorio; durante el parto se produjeron serias complicaciones que provocaron graves lesiones en la recién nacida.

Todas y cada una de las circunstancias de la atención sanitaria recibida, de las complicaciones del parto y de las graves lesiones y secuelas de la niña, constan en la reclamación interpuesta por el abogado Castillo-calvín, que dio lugar a la tramitación de un Expediente de Responsabilidad Patrimonial tramitado por el Servicio Andaluz de Salud.

Debido al sufrimiento fetal que había padecido, a la niña se le pronosticaron repercusiones neurológicas, digestivas y respiratorias, así como una parálisis cerebral infantil y un 99% de minusvalía, todo ello, por «imprudencia profesional grave» del ginecólogo.

Por este motivo, el SAS, estimando la reclamación interpuesta por el abogado Castillo-Calvín, acordó indemnizar a los padres de la pequeña, sin necesidad de acudir a los tribunales.

#parto